lunes

¿Qué Observó?



Eratóstenes, como observador atento, describió un fenómeno que le llamó la atención, la incidencia de la luz del Sol en el fondo de un pozo, en determinados días del año en Asuán, al sur de Egipto. Eratóstenes, sabedor de la noticia, sabía que esto no pasaba nunca en Alejandría, su ciudad. Dio crédito al observador, encontró una explicación del hecho y se dio cuenta de que podía ser usado para calcular las dimensiones de la Tierra.

Se dio cuenta de que las sombras proyectadas por objetos de la misma altura sobre una superficie plana, iluminados por el Sol (o por un foco luminoso muy lejano), son de la misma longitud. En cambio las sombras proyectadas por objetos de la misma altura sobre una superficie esférica no tienen la misma longitud.

Podemos ponerlo de manifiesto con unos clavitos adheridos a un globo terráqueo, unos palillos clavados en una bola de Porexpan,  o una superficie combada de cierta flexibilidad  sobre la que se han clavado unos  vástagos iguales. Con pequeño esfuerzo la lámina se comba mostrándose las diferentes longitudes de la sombra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario